martes, 31 de enero de 2012

Alimento everywhere

Ya me habían dicho que al lado mío había que caminar en puntitas de pie o algo se caía o estallaba. Mi corazón es un animal, el resto de mi cuerpo es el bosque quemándose hasta la última rama. Los pies tuyos, de él, de ella: bombas de napalm, yo los bosques de Vietnam. Nunca vi cambio sin fuego. 




*Foto Lucia Chain ( Flickr Cobrakiller)

5 comentarios:

Lucila dijo...

Sí, éste de acá es una bomba.

Albahaca dijo...

excelente (:

Lucila dijo...

Estando de viaje estos días pensé algo así como que el mundo era una casa prendida fuego y que, pudiendo estar en el campo, rodeada de nieve suave y blanca, yo había elegido correr hasta el centro mismo de esa casa, porque ahí estaba mi alma.

Anónimo dijo...

genial

Anónimo dijo...

muy muy genial