lunes, 30 de enero de 2012

Too much love, nena. (Basado en una historia real, como todo el blog)


Tiene el corazón expandido en exceso, la caja torácica más grande que su médico de cabecera vio jamás en toda su carrera. -Un corazón potente -le dice y le receta Bayaspirina. Usa camisas XL. Una buena forma de explicarlo cabalmente es contar aquella vez del pichón de gorrión: le dio tanta comida que lo mató. 



*En ésta ocasión estoy usando las magníficas fotos de Lucia Chain (Flickr Cobrakiller, diseños exclusivos) y medias Silvana. 

5 comentarios:

Lucila dijo...

:)

Quiero que sepas que no sé por qué pero me gusta mucho leer tu blog en silencio. Lo leo siempre y me encanta, pero es una de esas galerías en las que uno entra silencioso y con cuidado de no dar ni un soplo sobre todo lo frágil que se despliega con tanta generosidad ante uno. Eso. Pero camino por acá, eh. En puntitas de pie.

Albahaca dijo...

Lucila: no entres en silencio, yo te recomendaría que entres, prestes atención y despues toques todo :) que intentes revivir al pichoncito que murió asfixiado de amor (cómo si no nos hubiera pasado recientemente esto)

Noelia dijo...

Yo la banco a Lula, fue un comentario que me emocionó mucho :)



Yo dije que era basado en una historia real pero no quise decir más para preservar a los involucrados :P

Lucila dijo...

Yo la quiero ayudar a revivir en silencio, porque creo que al pichoncito éste lo mataron con demasiadas palabras. Y las que usa ahora, las elige con cuidado pero con amor y pensando. Por eso también hago que mi propio ruido, que a veces a mí también me mata, desaparezca por un rato.

Lucila dijo...

:)
Te respondo acá.
Qué será la belleza y la inteligencia sino esa misma honestidad sin la cual no podemos verdaderamente disolvernos en nuestros mejores, más terribles y más sublimes nosotros mismos?